Tuesday, September 04, 2007

Sigo ordenando

No ha podido ser: el alfabeto es implacable. La maravillosa Marisa Madieri iba a reunirse en la estantería con su viudo, Claudio Magris. Primero vino a interponerse el turbio Magrinyá, y juro que me habría saltado el orden de la sexta letra en nombre del amor conyugal (qué clase de lector sin entrañas habría sido, si no). Pero ha aparecido Maeterlinck con sus abejas, y dos autores ya no me voy a saltar. Estoy seguro de que Magris, siempre tan respetuoso de las formas, lo entenderá.

9 Comments:

Blogger T said...

Ejercer la crítica borgiana con Magrinyá sería incluso plausible a mi juicio pero evitar a Ms. Maurice Maeterlinck no me hubiese parecido correcto.

Y de se prisa en cambiar entrañas por alma, es lo políticamente correcto en estos días.

2:36 PM  
Blogger Ignacio said...

Tengo yo una debilidad por nuestro aprendiz de Henry James, fíjese.

En cuanto a la alusión presidencial, ya sabía yo que no iba a pasar desapercibida.

7:40 PM  
Blogger T said...

Ya sabe que me pierdo y entro a todos los trapos.

¿Cuando cree que llegará a Zweig?

10:21 AM  
Blogger Ignacio said...

Ya llegué... como ha cuadrado todo milagrosamente, a partir de ahora tendría que aplicar el sistema espartano: por cada libro que entre ha de salir uno.

1:42 AM  
Blogger T said...

Le confieso que he esperado expectante la revelación de un autor, para mí desconocido, que relevase a Zweig del último puesto pero ya veo que no hay sorpresa.

;-)

12:05 PM  
Blogger Ignacio said...

En mi enciclopiedia Rialp la última entrada corresponde a Ulrich (o Huldrych) Zwinglio, protestante suizo que seguramente dejara obra escrita,
pero no tengo el gusto ;-)

12:29 PM  
Blogger T said...

E vero y, además, no tengo disculpa porque no hace tanto que le dediqué una entrada en mi divertimento suizo.

http://bienvenidosasuiza.blogspot.com/2007/05/reformado-heterodoxo.html

12:44 PM  
Blogger Ginebra said...

No se preocupe, para las parejas es bueno estar un tiempo separados; no siempre, claro, pero de cuando en cuando es sanísimo.

4:55 PM  
Blogger Francisco Sianes said...

Pues sí, Ginebra.

El orden alfabético ha acudido esta vez al socorro de la Camprubí, felizmente alejada de su marido hasta que el desorden o la incuria de Ignacio los "arrejunte".

5:26 PM  

Post a Comment

<< Home