Thursday, July 26, 2007

De lenguas pequeñitas e imposiciones

Para Mapuche

Aparte de otras muchas cosas, la serie Doctor en Alaska era un canto a la gran América que amamos, el país de la Libertad y las oportunidades, donde los destinos individuales están por escribir y la constitución garantiza el derecho a perseguir la propia felicidad.

Recuerdo un capítulo en que el joven indio cinéfilo (un talento como el de Orson Welles nacido en el sitio equivocado) toma conciencia de su cultura y su lengua. ¿Qué hace entonces Ed Chigliak? ¿Se afilia al Partido Nacionalista Tlingit? ¿Inicia una campaña para que los carteles de Cicely sean bilingües? ¿trata de presionar a Maurice para que la KBEAR emita en tlingit por las tardes? ¿Pretende de alguna manera obligar a sus conciudadanos a utilizar ese idioma?

No, señor. Decide doblar peliculas al tlingit. No pide subvenciones, no lloriquea para que lo hagan otros. Busca dinero, reúne a un grupo de actores, los embarca en el proyecto, consigue el equipo técnico y elige, para empezar, nada menos que El prisionero de Zenda, porque (tremenda ternura) no quiere encerrarse en la tradición local sino abrirse al mundo.

La serie no nos cuenta cómo acaba el proyecto, ni falta que hace. De estas cosas a mí no me interesa el éxito, sino la licitud moral. Cuando después de veinte años de imposiciones Jordi Pujol hace un llamamiento como este a sus conciudadanos, uno no tiene duda de dónde está el mal. Un mal pequeñoburgués y pacato si quieren, nada de camisas pardas y hogueras en la noche. Pero es el mal.

7 Comments:

Anonymous Mapuche said...

Gracias por el tono y su amabilidad en responder. Le dejo una respuesta (posible) en el lugar habitual.

Un saludo,
Mapuche,

8:27 AM  
Anonymous Berlin Smith said...

Sr. Ignacio, qué bien escribe usted.

Mapuche: no sea descortés. Respóndale aquí y déjele su tráfico, que se lo ha ganado.

Yo estoy contento de que vengan a mi casa (entiendo que soy el habitual; así, sin soberbia), pero cada uno tiene la suya, con su vermú y sus olivas.

1:14 AM  
Blogger E. G-Máiquez said...

Una gran entrada, sí señor

2:15 AM  
Anonymous Tvrtko (Berengario) said...

El mal siempre está ahí fuera: en las subvenciones para lo inconveniente, en el nacionalismo obligatorio de los demás y en la parcialidad de las administraciones rivales. La moralidad de las acciones. efectivamente, no depende del tamaño.

8:34 PM  
Blogger Ignacio said...

Disiento: en política el mal aparece pocas veces. Las subvenciones y los decretos idiotas y las ferias sectarias son cosas inconvenientes, equivocadas, rechazables.

Pero un Padre de la Patria azuzando a sus conciudadanos a portarse como pandilleros con el recién llegado es el mal.

12:11 AM  
Anonymous Roberto Zucco said...

Como siempre, muy interesantes los temas que planteas. Es la marca de la casa. Yo he vuelto al ruedo de lo blogosfera. Espero frecuentarte. Roberto.

12:41 PM  
Blogger Ignacio said...

Pues se reciben con agrado sus palabras, y su retorno. Yo, como ve, tengo una presencia más bien laxa pero no acabo de irme.

2:32 PM  

Post a Comment

<< Home