Saturday, June 09, 2007

Decir sin decir

Me encuentro por sorpresa El hombre tranquilo en la tele, y de entre las incontables joyas que ofrece me traigo aquí un detalle finísimo de narrativa y humanidad. Sean ha ido a ver al pastor para pedirle consejo: es el único que sabe su pasado de boxeador y sus razones para no pelear con el bestia de su cuñado. La conversación no es lo que uno espera, el hombre de dios se va por las ramas, no parece capaz de encontrar argumentos que desaten el lío íntimo de Thornton ni de decidir en el dilema moral . Y de repente, sin venir a cuento:
Pero ten cuidado: Danagher puede parecer torpe, pero el puño derecho y la mandíbula son de granito.

Labels: ,

1 Comments:

Blogger Portorosa said...

¿Te puedes creer que la vi la semana pasada... por primera vez?

Me encantó, claro, pero además ¡qué galería de secundarios!

1:34 PM  

Post a Comment

<< Home