Wednesday, September 20, 2006

Una verdad importante

Roberto Calasso habla de las ninfas, de la posesión, de Sócrates o Humbert Humbert como nympholeptos. Y recuerda un pasaje del Fedro: bajo un plátano, a la orilla del Iliso, Sócrates reconoce hallarse poseído por las ninfas, y le habla a Fedro:

de cómo, a través del justo delirar se puede alcanzar la liberación de los males. E inmediatamente, con la rapidez de quien dispara la última flecha, añade que “la manía es más bella que la sophrosyne”, que ese sabio control de uno mismo, que esa intensidad media, protegida de las temibles aristas, que los griegos habían conquistado para sí con inmenso trabajo y que después, por un inmenso malentendido histórico, tantos identificarían con Grecia misma. Pero ¿por qué es más bella la manía? Sócrates añade: “Porque nace del dios”, mientras que la sophrosyne “nace de entre los hombres”.

Labels:

4 Comments:

Blogger E. G-Máiquez said...

Roberto Calasso es uno de mis grandes fracassos. Lo admira gente que yo tengo en la mejor consideración y, sin embargo, no he sido capaz de meterme sus libros entre pecho y espalda. Tu entrada de hoy es estupenda y me hace concebir esperanzas: tal vez a pequeñas dosis y con un buen guía...

8:00 AM  
Blogger Ignacio said...

Pues para mí es cada vez más importante. Le animo a seguirlo intentando.

A otro le diría que no se arredrase ante la dificultad, que es autor denso y de saberes insondables (con un amigo ingeniero, nada humanista pero muy dado a la mitología, funcionó el consejo y a la segunda ha flipado), pero leyéndolo a usted se ve claro que no va por ahí el problema. Espero que se resuelva la incompatibilidad.

12:23 AM  
Blogger E. G-Máiquez said...

Alentado por el ejemplo del ingeniero, me internaré en La ruina de Kasch. Ya le diré.

7:12 PM  
Blogger Ignacio said...

Es especialmente duro, ése. tengo pendiente una segunda lectura. Recomendaría mejor Las Bodas de Cadmo y Harmonía, o K. (sobre Kafka).

9:06 PM  

Post a Comment

<< Home