Tuesday, May 30, 2006

Aprendiendo de Mosterín (II)

Al parecer es un hecho confirmado que los hombres hacemos ciertas cosas mejor que las mujeres; la orientación espacial y el razonamiento matemático son los terrenos en que estadísticamente se da una diferencia más clara. Está comprobada también una correlación entre los niveles de testosterona, una hormona asociada a los comportamientos tipificados como masculinos (agresividad, competitividad), y los resultados en estos tests. Lo interesante es cómo funciona esa correlación.

Recordemos que la comparación es siempre estadística. Tomadas una a una, hay mujeres que dan resultados altos: suelen ser las que presentan niveles comparativamente más altos de testosterona. Por otro lado, de entre los hombres, los que obtienen resultados más altos son los que tiene los niveles más bajos de testosterona. Parece que hay una franja central, una cantidad ideal de testosterona que favorece el pensamiento matemático y espacial en los seres humanos.

O sea, que la ciencia ha venido a confirmar lo que todos sabíamos. Que los hombres muy hombres y las mujeres muy mujeres se dedican a follar entre ellos mientras los empollones de la clase nos entretenemos con los números.

2 Comments:

Blogger Lostie said...

Hombre... No creo que la testosterona tenga tanto que ver con las matemáticas, aunque sí con la competitividad. Y la competitividad es muy necesaria si quieres llegar a ciertos puestos; eso explica, en parte, por qué hay tan pocas mujeres directivas.

Las mujeres, según parece, tenemos menos desarrollada la zona del cerebro que sirve para habilidades espaciales.

Doy fe de ello. Aunque siempre me han encantado las matemáticas, y estudié ingeniería, la geometría analítica me traía por la calle de la amargura...

10:20 AM  
Blogger lola said...

Bueno, creo que era Novalis quien decía que "sólo el matemático es feliz".

Lola

1:09 PM  

Post a Comment

<< Home