Tuesday, February 07, 2006

Quién si no

Si con "toda opinión es respetable" sólo quiere decirse que no hay que echar las zarpas a la yugular de quien sustente lo que uno no tenga por plausible, entonces "vale", como dicen hoy; pero si lo que implícitamente se propugna es que hay que comedirse con las palabras de la controversia, digo que ninguna opinión es respetable, que todas han de ser atacadas con toda la apasionada subjetividad que es propia del más libre y más genuino entendimiento. En esto es especialmente ofensiva la actitud de los cristianos, a quienes los resabios de una larga hegemonía les hacen pretender como legítima una asimétrica exigencia de respeto para sus creencias. ¡Qué usurpación más inaudita la de quienes habiendo proscrito y aun quemado durante siglos los libros de los impíos quieren ahora confiscarles virtualmente la Sagrada Biblia, reclamando para sí el monopolio del derecho a administrar en exclusiva su lectura e interpretación! ¡La Biblia es mía y no dejaré que me usurpen el derecho de blasfemar del iracundo barbudo del Sinaí, la más terrible tempestad que jamás precipitó sobre las pobres cabezas de los hombres, ni de invocar por mío, y tal como yo quiera, al niño de Belén o a Jesús de Nazaret!

Rafael Sánchez Ferlosio

1 Comments:

Blogger Portorosa said...

Yo estoy de acuerdo.

9:09 AM  

Post a Comment

<< Home