Thursday, November 17, 2005

Cervantes siempre

Hace poco anoté que sin compasión no hay novela, y recuerdo que alguien (¿Gin?) no lo entendía. Esto que le escribe Teresa Panza a su marido es el mejor ejemplo que puedo aportar.

A mí me ha emocionado. Mucho:

Por aquí pasó una compañía de soldados: lleváronse de camino tres mozas de este pueblo; no te quiero decir quién son: quizá volverán y no faltará quien las tome por mujeres, con sus tachas buenas o malas.

Labels:

4 Comments:

Blogger Portorosa said...

Pues qué ejemplo nos da la señora Teresa. Cuatrocientos años después, su compasión aún no es del todo normal.
Un abrazo.

11:05 AM  
Blogger Fideos y Fideos said...

Me cago en la compasión, sin furia no hay literatura.

12:29 AM  
Blogger Portorosa said...

Ignacio, el Lector en la sombra me ha dejado este comentario en un texto mío:
"El documental de Fuller que cita Ignacio, ¿cómo se titula? Estoy muy interesado en este tema en todas sus variantes formales (novela, ensayo, cine...). No he podido dejarle a Ignacio el comentario."
Su blog está enlazado en el mío. It's up to you.

Un saludo (te iba a decir que le contestaras, por compasión, pero igual nuestro amigo argentino me ataca...).

9:44 PM  
Blogger Ignacio said...

Pues siento no poder ser de mucha ayuda, pero le escribiré con lo (poco) que recuerde.

Creo que voy a abrir los comentarios otra vez, me da mal rollo tenerlo así.

12:59 PM  

Post a Comment

<< Home