Monday, October 03, 2005

Ferlosiana

Los que se llenan la boca recordando que las hazañas mundanas, los espasmos de los sentidos, el fastuoso y empenachado andar por la vida de los soberbios terminan en polvo y cenizas olvidan con harta frecuencia que en cenizas acaban también la poquedad y el menosprecio de uno mismo, por lo que si algún mérito se ha de atribuir a éstos frente a aquéllos no habrá que buscarlo en el final común sino en alguna otra condición que, compartida por ambas maneras, sea de signo diverso en cada una.

1 Comments:

Blogger Portorosa said...

No sé si la asunción de ese final común y el conducirse en la vida dando prueba de ello, sin que los pies dejen de tocar el suelo, debe ser considerado una virtud.
Claro que, por el contrario, quizá haya quien, pensando que ya tenemos suficiente con lo que tenemos, lo vea como un mal añadido.

Saludos.

12:25 PM  

Post a Comment

<< Home