Wednesday, August 17, 2005

Contra cirugía

Lanzarote del Lago está atrapado por cuatro hermosas hechiceras, que le obligan a elegir entre ellas:

-¿Acaso no somos bellas?
-No lo sé, mi señora.
-Eso es ridículo, claro que lo sabes. No hay en el mundo mujeres tan hermosas, o la mitad de hermosas. Nos hemos cerciorado de eso.
-Creo que a eso me refería. Habéis elegido vuestras caras y vuestros cuerpos, creándolos con vuestras artes.
-¿Y qué hay con eso? Son perfectos.
-No sé con qué habéis empezado. No sé qué sois. Podéis cambiar de aspecto, creo yo.
-Claro que sí. ¿Qué diferencia hay? No serás tan necio como para creer que Ginebra es tan bella como nosotras.
-Ved, señoras, Ginebra tiene la cara y el cuerpo y el alma de Ginebra. Ella es así y siempre ha sido así. Ginebra es Ginebra. Uno puede amarla sabiendo lo que ama.
-U odiarla -dijo Morgana.
-U odiarla, mi señora. Pero en cambio, esas caras no son las vuestras. Son sólo imágenes fabricadas, las imágenes de lo que os gustaría ser. Una cara, un cuerpo, crecen y sufren con su dueño. Tienen las cicatrices y los estragos del dolor y la derrota, pero también el brillo del coraje y el amor. Y, al menos para mí, la belleza es una prolongación de esas cualidades.

John Steinbeck

2 Comments:

Blogger Aldebarán said...

Pegador, es lo único que acierto a escribir.

Una pregunta ¿Puedo poner un enlace hacia tu bitácora en la mía?

saludos

10:52 PM  
Blogger Ignacio said...

Sí, cómo no...

1:25 AM  

Post a Comment

<< Home