Monday, July 25, 2005

Hilos

El viernes estuvimos en el Cervantes escuchando a Pink Martini, la banda más sofisticada de Portland, Oregon, y –por ende- del resto del mundo. El concierto fue un absoluto disfrute, una burbuja cosmopolita y deliciosamente retro: la gran China Forbes sonó igual de fabulosa en inglés, francés, croata, portugués, español y japonés; los músicos estuvieron señoriales, disfrutones, sobrados; hasta el público parecía más guapo y entendía los chistes en inglés.

Salimos un poco más felices y creyendo que otra vida es posible, y comentando la jugada me acordé de cuando vinieron la otra vez, hace unos años, y de una canción que me lanzó a una búsqueda por la Red de esas que dan frutos enristrados como cerezas.

El tema se llamaba Song of the Black Lizard, venía firmado por Miwa y en la carpetilla decía que sonaba en una película japonesa de los 60. Tuve que entrar en un foro de cine japonés y preguntar, pero al final me encontré con más hilos en la mano de los que podía seguir. Trataré de reunirlos aquí.
-La película, que ha sido llamada con justicia the epitome of camp, cuenta la lucha del mejor detective de Japón por salvar a la hija de un millonario y a la Estrella de Egipto (el mayor diamante del mundo, claro) de una sofisticada ladrona de joyas llamada Lagarto Negro; el enfrentamiento entre las dos inteligencias superiores, cargado de atracción sexual no resuelta, discurre entre night clubs donde Liberace se avergonzaría de ser visto y bases secretas pobladas de víctimas del Lagarto convertidas en autómatas obedientes. (Aquí, una muy buena crítica).
-El guión está basado en una novela del popularísimo (allí) Rampo Edogawa (seudónimo que oculta una especie de juego de palabras bilingüe: si lo leemos en el orden apellido-nombre, pronunciando en japonés y muy rápido, suena algo así como Edgar Allan Poe, o eso se pretende). Pero la cosa se va poniendo suculenta cuando nos enteramos de que la adaptación teatral se debe nada más y nada menos que a Yukio Mishima (que además aparece brevemente, como una de las muñecas-esclavas en la isla del Lagarto Negro).
-Continuando con los bizarre facts, el papel protagonista lo interpreta Akihiro Miwa, legendario travesti que tuvo una gran amistad con Mishima. De su interpretación se ha escrito que: Miss Lizard is portrayed by the transvestite actor Akihiro Miwa, who flounces around in an impossible collection of boas and chokers and turns every flourish of her cigarette holder into an over-the-top arabesque. Esta entrevista puede servir para conocer a un personaje interesantísimo, de corazón y cabeza bien amueblados, que aún sigue dando guerra: podemos escucharlo poniendo voz a brujas diversas en las últimas, oscuras creaciones del gran Miyazaki.
-Pero no podemos dejar de lado al director, Kinji Fukasaku , autor de la serie de películas B sobre la Yakuza protagonizadas por Sonny Chiba que tanto le gustan a Tarantino, director de la segunda unidad en Tora! Tora! Tora!, hombre para todo de la industria japonesa capaz de resucitar en el 2000 y dar sopas con honda a los jovencitos que pretenden ser salvajes con esa barbaridad llamada Battle Royale. "Lo llamaría el Jess Franco japonés si sintiera respeto por Jess Franco", me escribió alguien en el foro aquel donde empecé a indagar.
Creo que fue después de está inmersión en cosas que desconocía por completo cuando entendí lo que significaba internet.

2 Comments:

Blogger La donna è mobile said...

Te juro que me he estresado solo de pensarlo.

1:02 AM  
Anonymous Roberto Zucco said...

Interesantísimo lo que cuentas. Voy a la caza inmediatamente.

4:27 PM  

Post a Comment

<< Home