Monday, May 30, 2005

Yo ya era así

Chinchorrero y proclive a buscarle las vueltas a todo, incapaz de quedarme tranquilo si no entendía algo. Desde pequeñito, digo. Y últimamente, por una serie alambicada de asociaciones, he ido rescatando del pozo fragmentos de un asunto que me tuvo intrigado durante años: la letra de las canciones de misa. No es que no estuviera de acuerdo con el concepto general, eso vendría más tarde: es que, entre el canto melismático del cura, la disposición errática de los acentos y lo alambicado de las expresiones, no se entendía nada de lo que decían algunas.

Jerusaleeeeeeeeeén / está fundaaaaaaadaaaaaaaa / como ciudaaaaaaaad.... ¿bien con Bagdad? ¿Y qué tiene que ver aquí Bagdad? ¿No es de los moros? ¿Las fundaron a la vez? Eso va a ser, y una se pasó al enemigo...

O peor aún, en el mes de María. El treeeeceeee de maaayoooo / laaaa Viiiirgen Maaaaríaaaa / bajó de loooooos cieeeeelos / a.... ¿coba de iría? ¿a dónde iría? ¿y la coba? ¿tenía que darle coba a dios para bajar?

Digo yo (ahora) que el Rompetechos podía haberse tomado un minutito, antes de sacarnos al pasillo a cantar, para explicarnos que la virgen se apareció en un cueva, que en portugués se dice cova. A lo mejor es que no lo sabía, y se limitaba a repetir la cancioncilla mecánicamente, como el resto de mis compañeros, a quienes yo miraba impotente, sin entender cómo podían quedarse tan tranquilos sin descifrar ese jeroglífico.

Pero no eran sólo las de misa. Algunos anuncios de la tele no se quedaban atrás; la flagolosina, ¿estaba siempre en la esquina, como entendía yo, o en la estima, como sostenía mi amigo Q.? Eternas discusiones, en las que al menos desechamos la posibilidad de que fuera siempre lastima, porque el señor fabricante no iba a tirarse piedras sobre su tejado. Pero aunque se resolviera eso, quedaba el enigmático final: aceitasatushelados, flagolosina fla. ¿Aceite? ¿pero cómo les vas aponer aceite? ¿no será afeitas? Sí, claro, afeitas a tus helados, eso tiene mucho más sentido.

Y fla ¿qué era, la marca?

17 Comments:

Anonymous Gin said...

Claro, fla era la marca, hombre. Por cierto, lo de Jerusalén también me tenía frita. Hasta que llegué a la conclusión de que era "bien compacta". Y si no lo era, se lo merecía.

3:51 PM  
Blogger Ignacio said...

Muy bien, piruleta para la dama. Pero no me negará que resultaba increíble ese acento tan mal colocado. La canción decía compactá, y a mí no me cabía en la cabeza que hubieran sido tan chapuceros.

7:35 PM  
Anonymous Gin said...

A mi lo que no me cabía en la cabeza era que ninguno de mi clase se lo supiera bien, porque resultaba que al llegar a esa parte todos decíamos algo así como "como ciudad ñiengobastaaaaaaaá". Y encima cuando había que enseñar la canción a otros iban y se la enseñaban así. O sea, la perpetuación del horror.

9:30 PM  
Blogger La donna è mobile said...

Debía yo de tener unos doce o trece años, quizá menos, cuando sonaba en la radio aquella canción tan famosa, tan famosa, que decía (en inglés) "las maraviii-iillas de Ma-la-siá", y lo volvía a repetir: "las maraviii-iillas de Ma-la-siá". No me diga que no sabe cuál es. ¿Y si le digo que era "Last night a DJ saved my life"?

:-)))


Ps.: mi cuñado M. siempre adapta las letras a lo que él le da por entender. Y así se queda. Y cuando nos ponemos a cantar nosotras, se abonan los cuñados y primos más rumbosos y él se quiere lanzar, siempre le recordamos "esta alegre sinfoniiiia, que los Chichos componemos..." (jajaja, y es que da igual, si se la repites bien, ¡también da lo mismo! él ya tiene asumido que es "esta alegre sinfonía")

10:51 PM  
Anonymous Flo said...

Las canciones de misa, postconciliares todas ellas, són la única causa que encuentro para que se reinstaure de inmediato la Santa Inquisición

9:56 AM  
Blogger Ignacio said...

Las maravillas sin bailar, cantaba yo, juajua.

9:44 PM  
Blogger La donna è mobile said...

Si en el fondo (ay, los fondos, ¡qué poblados!) hemos vivido las mismas cosas. No somos nadie.

:-))))

10:57 PM  
Blogger Portorosa said...

Ustedes perdonen:
Yo cantaba "Las maravillas del Malai", y, claro, no sabía qué carallo era aquello. ¿Así que en realidad decían lo del DJ? ¡Increíble!
¿Conocen la canción infantil que empieza "Pinocho fue a pescar, al río Guadalquivir..."? Pues mi señora y sus hermanos (todos crecieron compartiendo el error) la cantan con "Popeye". Yo les intento hacer ver que no tiene ninguna lógica, que precisamente la nariz de Popeye era diminuta y redonda, y que, además, qué tendrá que ver el marinero yanki con Sevilla (como si Pinocho sí tuviese...), pero la razón no puede con la infancia.

Encantado de haber visitado esta casa.

9:24 AM  
Blogger Ignacio said...

Un placer recibirle.

Me he acordado de que un listo me explicó cómo era la canción de verdad: "last night I did ace in my life". Y yo haciendo que sí como un memo...

Mi madre, que es gore sin saberlo, canta siempre "a ese niño peregrino / que no lo pisen los bueyes"...

2:30 PM  
Blogger Paolo said...

La marca era Flaggolosina, y los hacían en Lora del Río, muy cerquita de mi pueblo. Todo el mundo le decía 'fla', claro, y al final la cosa se ha quedado en 'flan'. Aunque esos helados cada vez se ven menos, los niños cuando los piden ahora dicen: "¿Me da tres flanes?" (y nadie piensa en los flanes de huevo y leche, claro, el contexto y eso, que tanto significa para los idiomas).

2:57 PM  
Blogger Ignacio said...

Pues aquí los llaman poloflá.

4:52 PM  
Blogger La donna è mobile said...

A mí me estais volviendo tarambana, es la primera vez que oigo nombrar los helados Flaggolosina (¡sois unos carcas! ¿pero de qué edades estamos hablaaaaando?) Yo he conocido los polos Flash, que son esa asquerosidad de polo de agua larguísimo y metido en bolsita de plástico que uno requetechupeaba mientras te ponía la lengua de un color que duraba una semana. Y aún existen. A mis hijos les pirran, y yo en el congelador siempre tengo porque los venden RATATACHÁNNNNNN.... ¡¡¡EN MERCADONA!!! Siiiiiiiiiiiiiiii, jajajaja.

Por cierto, que de la marca Hacendado hay un helado de tarta de queso que quita el hipo. Recomendado. Hacendado. Helado. Pareado. Congelado. Flasheado. Besado y despidiado.

:-)

10:02 PM  
Blogger Paolo said...

Jajaja. Es que era así. Lo que para ti es flash, en realidad era, en origen, flag...

12:56 AM  
Blogger Ignacio said...

Entonces, ¿no te acuerdas del anuncio? eran dibujitos animados en b y n, como sin acabar, y cantaban con voz de pito...

12:58 AM  
Blogger La donna è mobile said...

Madre mía...

1:19 AM  
Anonymous Juan Avellana said...

Hola, buenos días. Leyéndoles me he acordado de una conversación divertidísima entre unos cuantos amigos. Algo muy parecido: un amigo empezó contando una equivocación de niño al recitar una oración, y entonces resultó que cada uno tenía una propia que aportar, a cual más graciosa.
Ahora sólo recuerdo una: "No soy digno de que entres en mi casa/ pero una patada tuya/ bastará para sacarme". (No garantizo su verdad: garantizo que así me lo contaron, lo juro :)

12:30 PM  
Anonymous Carlicos said...

Muy bueno lo de la Flagolosina, sobre todo por la nota sobre los malentendidos de la cancioncilla. De hecho yo me pase la infancia creyendo que decia "Hazle caso a tus helados, falgolosina, fla " cuando en realidad dice "Haz en casa tus helados, flagolosina, fla". Ahora me pregunto a mis 45 recien cumplidos... como podria yo creer que habia que hacerle caso a un helado ?

2:44 AM  

Post a Comment

<< Home