Monday, April 25, 2005

Toma de posición

En el foro, discutiendo la cosa de actualidad, me he encontrado sin darme cuenta explicando mi postura frente a la moral religiosa con más claridad que nunca. Me copio:

A mí me gusta esta que llaman línea dura. Soy contumaz enemigo de la Iglesia Católica, pero mis diferencias con ella están a un nivel más básico, en la idea (obscena y maléfica) de un dios personal y paterno.

Quiero decir con esto que estaría contra ella aunque defendiese los mismos principios morales que yo encuentro defendibles (aunque defienda, de hecho, muchos de ellos).

Pero me agrada que, además, se enroque en disparates morales como la condena de la homosexualidad. Y no sólo -que también- por razones prácticas, resumibles en el principio de que mientras más se equivoque el enemigo mejor; sino, sobre todo, porque estos caprichos censores demuestran la arbitrariedad básica de la moral basada en la voluntad de un dios al que inconcebiblemente se dota de tal atributo.

Sea astuta hipocresía curil o mero sentido común, el hecho es que en porcentajes muy importantes la supuesta voluntad normativa del dios inventado coindide con los principios básicos y compartidos de humanidad, dejándonos a los opositores en difícil posición: ¿por qué oponerse a la bondad, el amor desinteresado, la honradez o la sinceridad? Estas estúpidas normas laterales sobre conducta sexual vienen a resituar la cuestión: ellos defienden un código arbitrario, atribuido a una voluntad superior; nosotros, el fruto de siglos de pensamiento moral.

Lo de ellos es seguro, inmutable y falso. Lo nuestro dudoso, revisable y provisional, pero es lo mejor que ha dado la humanidad y lo único que a la postre tenemos para agarrarnos.

Labels:

6 Comments:

Blogger Bishop said...

Efectivamente, está muy bien explicado. A mí me ha llamado la atención leerlo en el foro. Pero lo del Dios paternal es de lo mejor que tiene el cristianismo, Mr. Nonwriter, como muy naïf y tal. Yo eso no lo discutiría porque ojalá lo hubiera y eso. Sí me parece discutible lo de la Santísima Trinidad, porque ya se sabe que los triángulos no se sostienen, o que se lo digan a Lady Di. q.e.p.d.

Y lo de que el Espiritu Santo sea una paloma y no un buitre.

11:24 PM  
Blogger Ignacio said...

Lo del dios padre mola; el único inconveniente, como le dijo a Chesterton un amigo, es que no encuentro manera de creérmelo.

¿Sabe que el efímero JuanPabloI entre lo poco que le dio tiempo a decir, soltó que dios era más madre que padre?

12:17 AM  
Blogger Bishop said...

Bueno, es evidente que antes de las pruebas de ADN era imposible saber quien era el padre, mientras que la maternidad era segura al cien por cien, por lo que me parce muy lógico que Juanpa I dijera eso, ya que ser hijos de Dios Padre no estaba tan claro. Pero no, no sabía que el Papa que duró un mes hubiera dicho semjante cosa. ¿Es eso motivo suficiente para qe le pudieran poner arsénico? Yo tenía 7 años cuando murió, y todavía recuerdo a mi padre diciendo que no le podían hacer la autopsia por lo que nunca se sabrían las causas exactas de su muerte.

4:30 PM  
Blogger La Oruga said...

"Jehová, parece evidente, fue considerado antiguamente un devoto hijo de la gran Diosa [Triple Diosa de la Luna] que la obedecía en todo y, gracias a su favor, absorvió a cierta cantidad de dioses y diosecillos rivales de diversos nombres [...]. Posteriormente (si está permitido escribir en este estilo) hizo exactamente lo mismo que su divinidad equivalente romana, Júpiter Capitolino: construyó una trinidad celestial juntamente con dos de las tres personalidades de la diosa [...] a las que repudió antes de su forzado cautiverio en Babilonia e intentó gobernar en solitario esplendor a los hombres y a las mujeres. [...] En un pasaje algo obsceno del Libro del profeta Ezequiel debe buscarse el acta de divorcio entre Jehová y sus dos diosas asociadas, que allí reciben el nombre de Aholah y Aholibah. Sin embargo, la trinidad se mantuvo sin disolverse en el templo judío de Elefantina, en el Alto Egipto, hasta hace quinientos años.
Nadie puede comprender la historia de Jesús si no es a la luz de esta obsesión judia del patriarcado celestial. [...] Todo lo que es necesario registrar aquí es que en una etapa crítica de su historia, los judíos resolvieron prohibir toda ulterior participación de las sacerdotisas en los ritos sagrados."

REY JESÚS
Robert Graves

1:13 AM  
Anonymous Ernesto said...

Tecleo sonriendo de puro gustillo intelectual y, aunque me da no sé qué decírtelo (tras alguna "rozadura" inicial que lamento, por extemporánea y desmesurada) ESTOY PLENAMENTE DE ACUERDO. (Ya está, así, sin anestesia).

8:15 PM  
Blogger Ignacio said...

Nada, Ernesto, que estas cosas de la red son trabajosas.

Gracias por el gustillo... si tienes tiempo y ganas, lee hacia atrás, que hay cosillas.

11:47 PM  

Post a Comment

<< Home