Friday, November 19, 2004

Elegancia

Si estamos de acuerdo en que eso que llamamos elegancia natural consiste básicamente en una perfecta adecuación de los movimientos a su propósito que produce una cierta sensación de armonía, estas pruebas (entre otras) podrían servir para distinguirla.

Sométase al supuesto/a elegante al trance de:

-Ponerse, sentado en un sillón orejero, un jersey de cuello vuelto.
-Salir del agua en una playa de guijarros.
-Pasar una valla de un metro.

Si resuelve con gracia estos expedientes, estamos ante la elegancia en persona.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home