Monday, June 07, 2004

Amores a primer oído, I

Uno anda siempre –es un vicio inofensivo como el de comer pipas- elaborando listas de canciones. Las diez mejores, las de mi vida, una por cada década o simplemente las que más me gustan han sido objeto de escrutinio infatigable y revisión continua a lo largo de los años. Quiero ahora intentar una inédita: hay canciones que desde una primera escucha tal vez precaria, al pasar por un portal, en un taxi o mientras estás en otra cosa, se te meten en el alma irrevocablemente y luego las tienes que perseguir hasta hacerlas tuyas.

Empiezo con una antigua. Fue la primera noche que escuché al Loco de la Colina; con catorce años yo veía aquel programa como una transgresión inespecífica y asequible, un territorio perteneciente al mundo de los que no eran como mi familia -un mundo entrevisto a través de las hermanas mayores de mi vecino del cuarto que eran guapísimas y progres y tocaban a la guitarra hermosas canciones que no ponían en la tele.

Entre la bruma lisérgica de Pink Floyd y el susurro alunado del Loco recitando poemas yo estaba en éxtasis. Y entonces sonó (Quintero jamás cometía la ordinariez de enunciar título o cantante) algo que era a la vez nuevo y definitivamente familiar, algo que tal vez había escuchado en casa de mi amigo y permanecía en una zona de penumbra esperando aflorar, una canción en que la rabia y el despecho sonaban extrañamente dulces, como en sordina.

Ojalá se te acabe la mirada constante,
la palabra precisa,
la sonrisa perfecta,
ojalá pase algo que te borre de pronto:
una luz cegadora,
un disparo de nieve...
ojalá por lo menos que me lleve la muerte
para no verte tanto,
para no verte siempre,
en todos los segundos...
en todas las visiones.

Ojalá que no pueda
tocarte ni en canciones...

Desbordado de sentimientos que no entendía, deseé vagamente sufrir un daño que mereciera tan hermosos versos, encontrar una enemiga a quien tirarle a la cara una maldición tan definitiva y perfecta.

La vida, claro, me tenía preparadas las proverbiales dos tazas. Por listo.

Labels:

1 Comments:

Blogger Ignacio said...

Debería buscar las canciones y colgarlas, claro. Debería tantas cosas...

11:57 AM  

Post a Comment

<< Home