Thursday, March 25, 2004

Una idea recurrente

Quería copiar un poema de Benedetti y no encuentro el libro. Mis libros van desapareciendo poco a poco: no tengo ninguna explicación plausible, pero es un hecho. El ecosistema de mi biblioteca parece autogestionar el espacio haciendo desaparecer a los miembros más viejos a medida que llegan nuevos.

(Mierda, le tenía cariño a ese libro…)

La idea era la siguiente: algún día, cuando al fin hayamos vencido y el mundo sea un lugar mejor, sin opresores ni oprimidos, habrá que organizar un museo / para que no se olvide cómo eran / París, el whisky, Greta Garbo (no intento ser literal, pero ese era el tono)

Y el motivo de recordar el poema es que ultimamente esa misma idea me sale aquí y allí, en registros muy diferentes.

Phoebe (de la serie Friends):

-Sois todos estupendos. Claro que cuando llegue la revolución tendré que mataros (a ti no, Joey).

Ambrose Silk, en Put out more flags, de Evelyn Waugh:

It is a curious thing, he thought, that every creed promises a paradise which will be absolutely uninhabitable for anyone of civilized taste.
La conclusión obvia debería ser que los paraísos no están hechos para el ser humano, que si hay que matar a los amigos capitalistas, renunciar a Greta Garbo o condenarse al eterno aburrimiento sin cotilleos ni gente mal vestida que criticar entonces no merece la pena. Sin embargo algún cable mal conectado, algún pinzamiento cerebral nos hace desear sociedades ideales en las que no resistiríamos ni un día, paraísos espirituales de puro tedio, engranajes perfectos para triturarnos.

Y la paradoja (porque al final siempre surge una paradoja) es que seguramente sin la vista puesta en esos paraísos gélidos y odiosos no se habrían conseguido la mayoría de los avances sociales que hacen la vida cada vez más tolerable y retroalimentan, en un bucle inacabable, la ilusión de que efectivamente vamos hacia alguna parte.

Así, el enunciado heroico tipo "luchemos por la utopía aunque sepamos que es imposible" estaría encubriendo uno más radical pero indudablemente menos eficaz para mover a las masas: "luchemos por la utopía aunque sepamos que es indeseable".

Somos raros, muy raros los seres humanos…

El poema que faltaba

0 Comments:

Post a Comment

<< Home